domingo, 7 de febrero de 2016

Lecciones de un bombero en la “lucha contra el incendio en Casa Keila”

Le miré a los ojos.  Noté que estaban irritados de tanto humo.  Se encontraba un tanto alejado del combate, trataba de meter el aire más limpio que se pueda a sus pulmones mientras respiraba profundamente.

-          ¿Volverás hasta allá?  Consulté. 
-          Si, solo tomo un poco de aire.
-          Pero debes reponerte aún, exclame.
-          “Abnegación, Valor y Disciplina” me responde.

Su “lema” no me hizo ruido en la cabeza, sino hasta al otro día cuando me puse a reflexionar.  Entendí el motivo por la que me dijo “abnegación”.  Es que esa palabra significa “renuncia voluntaria a los propios deseos o intereses en  beneficios de otras personas”.   

Entendí que detrás de todo ese fuego no solo están los dueños de la empresa.  Están aquellas personas que se esmeran todos los días en ese negocio para llevar el pan, tal como lo establece la propia biblia (ganarás el pan de cada día con el sudor de tu frente).  Entendí que muchas de esas personas que trabajan ahí, tal vez tengan hijos como los míos. 

Aquella frase fría frente al fuego que se devoraba inventarios empezó a tener sentido para mí.  Se trataba de “dar” sin esperar nada a cambio.   Me imaginé un mundo utópico por algunos minutos.  Me imagine un mundo mejor donde todos  “DAMOS”  algo de nosotros. 

Entendí que si todos fuésemos como ellos, nadie moriría de DENGUE en nuestro país, porque todos “daríamos” un poco de nuestro tiempo para erradicar el mosquito transmisor.
 

Encontré que el término “abnegación” se encontraba en las entrañas de ese bombero.  Comprendí que la “abnegación” corría por sus venas.  Divague con la mente por unos instante y me dije ¿Cómo logran instalar ese valor en los bomberos?.  Rápidamente empecé a soñar en que los "políticos" juren con el mismo lema “abnegación”, es decir, renunciar sus intereses particulares en beneficios de la sociedad.    Sé qué dirán que estoy loco, que jamás podríamos esperar eso de los políticos, pero las lecciones que nos han dejado los bomberos me hacen sentir positivo, de que hay gente que “da” sin esperar nada a cambio.  Que hay gente que renuncia a su sus propios intereses por una ciudad mejor, por un país mejor.   Sin dudas, una lección de “dar”, para todos

Virgilio Noel Benitez Britez
CEO Ecoplan

2 comentarios:

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Recibir noticias a tu correo