domingo, 14 de febrero de 2016

Un artículo altamente motivante


He participado en numerosas charlas sobre motivación.  He asistido  a conferencias internacionales sobre crecimiento personal.    Extraje de cada coach algo interesante, pero ninguno se acerca al que les voy a narrar.

Le tengo a mi padre como un ejemplo a imitar, me ha inculcado a pesar de sus limitaciones la honestidad y la disciplina del trabajo.

Pero les voy a relatar sobre uno de sus valores más preciado “la voluntad”.

Mi padre, me ha hablado mucho sobre la voluntad, sobre no rendirse en la adversidad, el no temer a tomar decisiones riesgosa. 

Hace un poco más de dos años mi padre sufrió una enfermedad que lo dejo sin habla, sin caminar y sin mover los brazos. 

Verle todos los días intentando hablar y caminar me hizo comprender el término de la “voluntad”.  Ahí dimensioné porque la VOLUNTAD es la “libertad humana para decidir con libertad lo que desea y lo que no”.   Entendí que él no quería quedarse el resto de su vida sentado en una silla y viendo al mundo girar, quería ser protagonista, quería seguir contribuyendo. 

Empezó a entrenar en un gimnasio precario que le habíamos hecho.  Movía los brazos y los pies.  Cada palabra, cada estrofa, cada párrafo que iba hilando parecía ante nuestros oídos las poesías más bonitas jamás escuchadas, aquellas que ni los más grandes escritores del universos pudieron tejer.

Y si…hoy camina, habla y mueve los brazos.  Maneja y trabaja en la huerta que tiene en su casa.  Además atiende su pequeña empresa sin ayuda de nadie.

Entendí que Dios nos da la oportunidad a todos.  Entendí que caerse forma parte de la naturaleza humana, pero NO quedarse en el suelo.  Que levantarse es una obligación.   

Entendí porque el científico más grande del orbe decía que hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica cuando se refería a la voluntad.

Comprendí que a veces es más fácil buscar escusa,  entendí que algunos  se anclan en su vida por cuestiones más simples (y me incluyo muchas veces).  Entendí que si quieres algo, la única forma de conseguirlo es con esfuerzo.  Entendí que a veces por más que tengas todas las oportunidades del mundo, y te falte la rebeldía de cumplir tus sueños, las armas que dispones son solo juguetes de niños.


Entendí que los grandes maestros están cerca nuestros, más cerca de lo que pensamos, que la velocidad con que nos movemos hoy… muchas veces nublan nuestros ojos, y nos no permiten ver los ejemplos de lucha a nuestros alrededor…aquellos ejemplos que pueden inspirarnos a alcanzar nuestros sueños…

Aquí les dejo un vídeo para que les pueda motivar.




Desarrollo de la ciudad

Posiblemente sea la única vez que escriba dos artículos en uno, dos de distintas temáticas de este blog, “el de crecimiento personal y el de desarrollo local”.    Pero no puedo evitar dejar mi cosmovisión al respecto.
La inclusividad hoy está de moda.  Se escucha y se lee por todos lados, aunque nos encontremos muy lejos de esa realidad.

Dirán que existe “una playa inclusiva”.  Y justamente partiré de eso en mi análisis.  Como experto en planes estratégico, las obras en una ciudad deben llevarse delante de lo “prioritario” a lo necesario.  

Una playa inclusiva es necesaria, de eso no hay duda y ni siquiera se discute.  Pero hay ante aspectos prioritarios.  Ninguno de los hospitales más frecuentados (ya sean privados, públicos o IPS) tiene una “VEREDA” para que las personas con alguna discapacidad tenga la posibilidad de llegar por sus medios. 
 
El gobierno local debe reflexionar seriamente sobre la inclusividad, pero sobre todo deberá tomar decisiones efectivas diferenciando lo necesario de lo prioritario.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Recibir noticias a tu correo